La Corte de Apelaciones de Santiago acogió recurso de nulidad y modificó la condena por microtráfico, tras establecer que los hechos asentados en las causa, solo configuran una falta, sancionada artículo 50 de la ley 20.000, cometida en marzo pasado, en la comuna de Ñuñoa.

En fallo dividido (causa rol 5.358-219), la Séptima Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Alejandro Rivera, Juan Antonio Poblete y el abogado (i) Jaime Guerrero– anuló la resolución recurrida, dictada por el Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, y procedió a dictar sentencia de reemplazo.

«Que, analizado lo que se expresa en el Considerando Séptimo del fallo recurrido, sin perjuicio de la existencia de la evidencia material, esto es, el chauchero conteniendo los envoltorios antes referidos y el Informe de la dosificación de la sustancia que contenían, que cayó al suelo cuando los Carabineros Juan Pablo Acuña Acuña y Sergio Patricio Vidal Ovando se acercaron a controlar al encausado que se encontraba bebiendo cerveza con otras personas que se retiraron del lugar al ver la presencia de los funcionarios, no hay otros indicios o evidencias que en esos momentos o con antelación al arribo de los funcionarios policiales, hubiera estado el encausado comercializando drogas o estupefacientes ya que éstos nada expresan al declarar sobre este punto, lo que permitiría arribar a la convicción que Silva Fuentealba estaba comercializando droga. Reafirma lo anterior, el hecho que el encausado fuere portador de sólo $ 2.000 (dos mil pesos) monto que le permitía según la sentencia adquirir la cerveza que estaba ingiriendo al ser controlado», plantea al fallo que acogió el recurso de nulidad.

Resolución que agrega: «conforme lo que se viene reseñando, la calificación de los hechos que las sentenciadoras de mayoría establecieron en el Considerando Octavo de fallo, para condenar al encausado por el delito de tráfico de pequeñas cantidades de sustancias o drogas estupefacientes previsto y sancionado en el artículo 4° en relación con el artículo 1° de la Ley 20.000, conforme a la prueba rendida en el proceso, resulta errada por cuanto no se reúnen los presupuestos o exigencias que la norma establece para darlo por establecido, habiéndose incurrido por ello en una errónea aplicación del derecho que ha influido en lo dispositivo, razón por la que se acogerá el recurso por la causal de nulidad deducida procediendo a anular el fallo recurrido y disponer, en definitiva, que el encausado incurrió en calidad de autor en la falta del artículo 50 de la ley 20.000 por encuadrarse los hechos en la conducta que esta disposición sanciona, quedando condenado en los términos que se indicará en la sentencia de reemplazo que se dictará sin nueva audiencia».