La Contraloría emitió un dictamen que señala que el cónyuge y familiares, hasta tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad con miembros de altos mandos en las Fuerzas Armadas, no podrán ingresar a desempeñar funciones en dichas instituciones.

En esa línea, la Ley N°18.575 Orgánica Constitucional de Bases Generales de la Administración del Estado en su Artículo 54, letra b) señala que, no podrán ingresar a cargos, “las personas que tengan la calidad de cónyuges, hijos, adoptados o parientes hasta tercer grado de consanguinidad y segundo de afinidad inclusive respecto de las autoridades y de los funcionarios directivos del organismo de la administración civil del Estado al que postulan, hasta el nivel de jefe de departamento o su equivalente, inclusive”, explica el documento.

Además, el escrito subraya que quedan excluidas de las inhabilidades el personal de línea, es decir, los funcionarios que sigan la carrera militar habiendo ingresado de las escuelas matrices de las Fuerzas Armadas.

La normativa busca fortalecer la probidad y evitar conflicto de intereses en el Ejército, Armada y Fuerza Aérea, instituciones que han estado en el ojo del huracán por, supuestamente, favorecer a familiares en cargos de vital importancia para las unidades castrenses.