La Fiscalía Metropolitana Oriente abrió una investigación por eventual delitos de tráficos de influencias en los que pudieran estar implicados funcionarios públicos, en el caso que involucra al subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry.

Esto luego que esta mañana se conociera la denuncia en que un fiscalizador de tránsito de Ñuñoa lo acusa de haber pasado tres luces rojas, haberlo insultado y amenazado y luego intentar, mediante su hermana Iris Salaberry, borrar el parte de tránsito.

Mediante un comunicado, el fiscal metropolitano oriente, Manuel Guerra, confirmó la realización de la investigación por eventual delito de tráfico de influencias, la cual se radicará en la Fiscalía de Alta Complejidad.

Según un informe de la Municipalidad de Ñuñoa, la hermana de Salaberry, quien trabaja en la Municipalidad, realizó gestiones para anular el parte empadronado.

El aludido negó haber recurrido a su hermana para librarse del parte, y dijo que todo lo señalado es «falso, de falsedad absoluta», consigna Cooperativa.