La Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados aprobó la indicación propuesta por la Democracia Cristiana, que rebaja a 16 años la edad para ser objeto de control preventivo de identidad por parte de las policías.

La propuesta original del Ejecutivo establecía la revisión a partir de los 14 años. Sin embargo, los diputados DC Miguel Calisto y Daniel Verdessi, acordaron con el Gobierno que para asegurar el respaldo a la iniciativa, debía establecerse en 16 años la edad para dicho control.

El diputado Calisto, que preside la Comisión de Seguridad de la Cámara, defendió ampliar esta herramienta de control policial y acusó a los parlamentarios opositores -que resisten la iniciativa- de esgrimir razones ideológicas.

“De acuerdo a la legislación vigente, Carabineros no puede controlar a un menor de edad que está en la esquina consumiendo droga. Entonces, me parece que la posición de los parlamentarios que se han negado a abrir esta discusión es claramente una mirada ideológica que no responde a la realidad del Chile de hoy”, apuntó el falangista.

No obstante, en el oficialismo surgieron críticas al Gobierno por haber cedido a la presión de la DC. El diputado de RN, Gonzalo Fuenzalida, señaló que en Sala insistirán en que el control se aplique desde los 14 años.

“Al menos en Renovación Nacional no estamos de acuerdo con esta negociación que hizo el Gobierno con la Democracia Cristiana de buscar un punto medio en 16 años. Nosotros seguimos creyendo en los 14 a 18, es la edad en que los adolescentes en Chile son responsables penalmente y por lo cual el Estado tiene que controlarlos”, aseguró Fuenzalida.

Mario Desbordes, presidente de Renovación Nacional e integrante de la Comisión de Seguridad Pública, fue incluso más allá de las críticas: se negó a votar el proyecto, motivo por el cual será multado.

La subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, defendió la aplicación del control de identidad a menores de edad y sostuvo que dicha herramienta tendrá un estricto control y sólo permitirá la revisión ocular de mochilas y otras especies, por un espacio de no más de 30 minutos.

“Es un control preventivo que viene sumamente regulado, que establece la solicitud del carnet de identidad; de no portarlo, también la solicitud de elementos tecnológicos; y una revisión de máximo 30 minutos. Y además no existe revisión de ropa, sino sólo la visión ocular de la mochila”, detalló.

Unicef acusa “retroceso”

Con todo, la Unicef calificó como un retroceso para los derechos de la infancia la aprobación de esta indicación y aseguraron que esta herramienta, según lo establecen diversos estudios, no es eficaz en el combate contra la delincuencia.

Asimismo, remarcaron que medidas como éstas no están vigentes en casi ningún país de la forma en que está contemplando implementar en Chile.

En concreto, mediante un informe, la entidad enfatizó que el “control preventivo sin causa” no existe en otras legislaciones y agregó que “el artículo 85 del Código Procesal Penal, ya considera el control investigativo, basado en la efectiva comisión de un delito, su sospecha, su evasión, su investigación, u otra conducta similar. Las legislaciones revisadas no contemplan controles preventivos de identidad, por lo que sería inédito ampliar este control sin causa, el cual no se ha establecido ni para los adultos en otras legislaciones del mundo”.

“Los adolescentes que comenten delitos deben responder por sus actos y ser sancionados de acuerdo a su edad y a la gravedad de sus acciones; junto con recibir herramientas para su rehabilitación y reinserción social”, apuntaron.

Sin embargo, pese a las críticas, ahora la moción pasará a ser discutida en la Sala de la Cámara de Diputados.

Fuente: Biobio Chile