Una batería de indicaciones ingresaron ayer en el Senado a la denominada Ley Uber, que busca normar las plataformas tecnológicas que prestan servicios de transportes. En total fueron 98 ideas que serán analizadas después de Fiestas Patrias, comentó el presidente de la comisión de Transportes, Francisco Chahuán.
El senador explicó que en el ámbito parlamentario hubo ‘indicaciones de todo tipo’, desde temas relacionados a las exigencias en los antecedentes penales de los conductores, hasta preocupación por el congelamiento del parque automotriz de las aplicaciones, cuyo fin es crear un sistema de registro.
Según el documento que reúne las ideas, una que llamó especialmente la atención es que se introdujeron indicaciones que buscan establecer una relación laboral entre los conductores y las aplicaciones, algo que no estaba en el proyecto que fue aprobado en la Cámara de Diputados. Es más, en ningún país del mundo, Uber funciona de esta manera. Incluso, hace unos días el Supremo Tribunal de Brasil descartó esta relación y los catalogó como usuarios de la plataforma.
En otros temas, también se busca que los tiempos de espera de los conductores, así como probables contratiempos -por ejemplo por el tráfico- deberán estar incluidos en la tarifa.
Otra indicación dice que un conductor no podrá manejar más de cinco horas continuas, para luego tener dos de descanso como mínimo, y que no podrán tomar un viaje si aún no terminan otro.

Fuerte interés ciudadano
El senador Chahúan destacó el fuerte interés ciudadano que reunió el proyecto de ley, donde llegaron 1.500 recomendaciones ciudadanas, con foco en temas de seguridad y cómo la ley incidirá en las tarifas. Asimismo, manifestaron su preocupación sobre las medidas para evitar abusos o acosos de tipo sexuales.
El senador dijo que era difícil de predecir cómo estos comentarios incidirán en el análisis del proyecto, porque abarcan una gran cantidad de temas.
‘Este es un proceso de observaciones ciudadanas inédito, ya que por primera vez se hizo el llamado de consultar su participación y recibió un alto quorum. Esto revela que se trata de un tema del mayor importancia, porque las personas están interesadas en saber cómo se regulará a las aplicaciones’, dijo Chahúan y consigna Diario Financiero.
Según la agenda que maneja el senador, la discusión en particular comenzará después de Fiestas Patrias y calcula que tomará al menos unas cinco sesiones revisar cada artículo, antes de que el proyecto ingrese la votación en la Sala del Senado. Una vez que sea aprobada la legislación, esta debería pasar nuevamente por la Cámara de Diputados, dado que es muy probable que sufra cambios. En el mejor de los casos, la Ley Uber debería estar vigente en primer semestre de 2020.