Una profunda modificación a su sistema de cobros al comercio ordenó el año pasado el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), organismo que resolvió la consulta realizada por Cruz Verde en diciembre de 2016 para que dictaminara si Transbank cobra precios más altos a las farmacias que a los supermercados por el pago con tarjetas débito y crédito.
En esa ocasión, el TDLC estableció que Transbank tendría que proponer un nuevo plan de autorregulación, presentado ante la Fiscalía Nacional Económica, modificando su estructura de cobros al comercio. Frente a este fallo, la red de adquirencia acudió al Tribunal Constitucional (TC) en julio de este año, solicitando declarar inconstitucional la sentencia argumentando que el TDLC habría actuado fuera de su ámbito de competencia, entre otras cosas. Finalmente, ayer el TC definió que el requerimiento presentado por Transbank es inadmisible, pues ‘son materias a ser resueltas por los tribunales del fondo, y no por el TC’, dice la resolución.
De este modo, Transbank deberá continuar con la causa en la Suprema. ‘Transbank respeta la decisión del Tribunal Constitucional, por lo que el Recurso de Reclamación contra la resolución del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, cuyo conocimiento ya está radicado en la Corte Suprema, será la instancia para que la compañía haga valer sus argumentos en cuanto al alcance del sistema tarifario para el mercado’, dijo la firma en un comunicado.
Fue en septiembre del año pasado cuando la red de adquirencia presentó el recurso de reclamación en la Suprema, alegando que si bien tienen la convicción de no haber discriminado arbitrariamente a Cruz Verde, ‘no entiende por qué el H. Tribunal optó por adoptar la medida más gravosa posible de entre las disponibles para solucionar el asunto’. En el documento, la empresa de propiedad de los bancos asegura que el TDLC actuó de forma desproporcionada, y que la resolución que dictaminó es inconstitucional e ilegal.

Fuente: La Tercera