El lunes se dio a conocer la quina de la cual el Presidente Piñera deberá escoger al nuevo integrante de la Corte Suprema, tras la salida del juez Héctor Carreño. De estos postulantes, cuatro elaboraron propuestas ante el máximo tribunal. Sergio Mora no lo hizo, pues integra el listado por ‘derecho propio’, al ser el más antiguo en la Corte de Apelaciones.

 

Leopoldo Llanos Sagristá (67):
Medios y redes sociales
En 1981 ingresó al Poder Judicial como secretario del Juzgado de Letras de Angol y actualmente es integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago. Llanos fue el primero en exponer ante el pleno el pasado lunes, donde destacó su intención de integrar más a las regiones, pero principalmente centró su ponencia en el uso de los medios de comunicación y redes sociales por parte de los jueces.
En ese sentido, expuso que ‘por ningún motivo se puede opinar sobre procesos pendientes, tanto los propios como los de otros magistrados. Sin perjuicio de entregar información sobre su desarrollo (en tanto no se afecte las prohibiciones legales de reserva en ciertas materias), o explicaciones sobre los fundamentos de las decisiones’. Agregó que ‘el juez puede informar e incluso opinar, sin comprometer su imagen de imparcialidad’.
En cuanto al uso de las redes sociales, manifestó que ‘los límites antes indicados deben mantenerse (no emitir opiniones sobre procesos pendientes, críticas a autoridades u otros jueces, ni proferir opiniones políticas) tratándose del uso de redes sociales.
Por tal motivo, siempre debe hacerlo de modo prudente y cortés, evitando descalificaciones y emplear términos destemplados.
Es decir, no puede atentarse a través de la participación en dichas redes contra la dignidad del cargo’.

Miguel Vásquez Plaza (66):

Carga laboral en las cortes
Egresado de Derecho de la Pontificia Universidad Católica. Ingresó al Poder Judicial en 1981 como juez en el Juzgado de Letras de Andacollo y hoy es el presidente de la Corte de Apelaciones de Santiago.
Su exposición se centró en la carga de causas que hoy tienen los magistrados de ambas cortes, señalando que entre la de Santiago y la de San Miguel hay un ‘desequilibrio en el trabajo diario que hay entre diversos tribunales de igual jerarquía’.
Relató, además, que ‘la Corte de Santiago tuvo en el año 2018 un ingreso general de aproximadamente 134 mil causas y tiene 34 ministros, o sea cuatro mil causas por ministro. En cambio, en San Miguel su ingreso total fue de 18 mil, teniendo 19 ministros, lo que da un promedio de mil causas por cada uno’.
También sostuvo que «el alto nivel de ingresos influye considerablemente en el tiempo que lleva resolver cada litigio, con lo cual se afecta el servicio y la solución que reciben los usuarios’.
Por esta razón, Vásquez pidió tomar algunas medidas y propuso algunas, como que ‘los integrantes de las dos cortes se sumen y se dividan para constituir tres, una que conozca exclusivamente asuntos civiles, otra penales y una tercera con las demás materias, principalmente, de familia, laboral y administrativo’.

Roberto Contreras Olivares (64):
Mejor reinserción
Actual presidente de la Corte de Apelaciones de San Miguel, profesor de Derecho Penal y miembro del Consejo del Instituto de Estudios Judiciales. El ministro Roberto Contreras centró su exposición en las tasas de crecimiento de la población carcelaria y en la necesidad de fortalecer la reinserción.
‘Actualmente hay cerca de 50.000 personas privadas de libertad en Chile. La tasa de crecimiento de la población penitenciaria en los últimos 30 años es de un 6,3%.
Eso significa que si seguimos como país haciendo las cosas de la misma manera que en los pasados tres decenios, en el año 2050, en 30 años más, tendremos una población penitenciaria de 320.000 reclusos.
Y ello es grave por la relación droga-delito que es altísima, el inicio cada vez más temprano en la delincuencia y las tasas de reincidencia de quienes están privados de libertad, que en un porcentaje de 40% tiene más de cuatro ingresos al sistema’.
Propuso ‘más Justicia Restaurativa (enfocada en) los infractores, en especial los adolescentes con medidas y sanciones eficaces, y junto con ello reparación a las propias víctimas’. También habló sobre la relación droga y hechos delictuales, lo que para él ‘explica cerca del 65% de las infracciones penales (…). La reincidencia delictual es del orden del 60%’.

Mario Carroza Espinosa (68):
Más vocación de servicio
Quizás el más conocido de los postulantes a la Corte Suprema, por haber sido ministro en visita de distintas causas de derechos humanos, como por ejemplo la investigación del crimen de Jaime Guzmán. Carroza expuso ante el pleno sobre los desafíos que tiene la judicatura.
‘No cabe duda de que hoy el Poder Judicial aborda una agenda que por años demandaba no solo el mundo académico y los colegiados, sino también la comunidad en general, aunque a ello en ocasiones se ha llegado a raíz de sucesos que son dolorosos para los judiciales, ya que donde debió primar la vocación de servicio estuvo el interés personal y, por lo mismo, no deben nunca engañarnos los halagos, las alabanzas o el poder, ya que estas dinámicas son las que conducen finalmente a la arbitrariedad y a la injusticia’.
Agregó que ‘la Corte Suprema ha implementado de manera efectiva en el Poder Judicial normas acerca de la inclusión y la igualdad de género, lo que indica que nuestra institución transita en la dirección correcta’.
En cuanto a las reformas, señaló que ‘temas como la carrera judicial, el régimen disciplinario, los nombramientos y otros tendrán que ser permanentemente objeto de revisión y análisis, con el ineludible propósito de alcanzar parámetros de mayor transparencia y objetividad’.