El traumático proceso de negociación colectiva entre Latam y el Sindicato de Tripulantes de Cabina de Lan Express y Transporte Aéreo, que implicó una huelga de cerca de 800 personas por 17 días y terminó con un descuelgue masivo el 27 de abril de 2018, sigue generando tensiones. El último capítulo conocido se había dado el 2 de julio, cuando la Corte de Apelaciones acogió una demanda y señaló que la última oferta que había presentado la empresa sí constituía un instrumento colectivo para los miembros de la organización, algo que aun debe ser ratificado por la Corte Suprema.
Este hito causó problemas en un grupo de trabajadores que, después que terminó la paralización, optaron por cambiarse de sindicato e, incluso, participaron en una nueva negociación colectiva.
De este modo, un grupo de 13 trabajadores presentaron hace unos días una demanda declarativa de mera certeza contra el Sindicato de Tripulantes de Cabina de Lan Express y la empresa ante el 2° Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, aduciendo que la situación los dejó en completa incertidumbre respecto de una serie de temas.
Según relatan, bajo en convencimiento de que ellos no estaban adscritos a un contrato colectivo -lo que hasta el 2 de julio había sido respaldado por diversas resoluciones-, se cambiaron de sindicatos y establecieron nuevos beneficios como parte de esas organizaciones.
Tras el fallo de julio, dicen que se les ha vulnerado su derecho a la libertad sindical y negociación colectiva, ya que eso volvió a fojas cero el proceso. Así, cambió su escenario contractual y sindical, toda vez que declaró que sus reincorporaciones individuales quedaron sin efecto y producto de ello, la negociación colectiva con su nuevo sindicato no tendría valor.
El grupo de 13 trabajadores tuvo argumentos duros contra el sindicato de Tripulantes, argumentando que durante todo el debate judicial sobre el término de la huelga, nunca fueron considerados ni escuchados y que se les está imponiendo un contrato colectivo del que no han querido formar parte, el cual rechazaron en su oportunidad, correspondiente a la última oferta de Latam, del 23 de marzo de 2018.
Hay ‘una profunda incertidumbre respecto de cuáles son los derechos contractuales laborales vigentes a los que se encuentran sujetos’, dice el escrito donde piden que se declare que sus reincorporaciones individuales son completamente válidas y que, por eso, siguen siendo parte del instrumento colectivo que celebraron junto al nuevo Sindicato Interempresa Latam.

Fuente: Diario Financiero