En la sesión de sala del Senado del próximo martes debería ponerse en tabla la votación sobre la idea de legislar el proyecto definido como ley Corta Antiterrorista. El atentado con bomba a la 54° comisaría de Huechuraba, en Santiago, sumado al paquete explosivo destinado para el ex ministro, Rodrigo Hinzpeter, hicieron que el gobierno le pusiera premura a la iniciativa que busca dotar de más facultades a las policías para indagar hechos calificados como terroristas (delitos comunes, calificados como terroristas por el Ministerio Público a la hora de querellarse).
En síntesis, la ley corta modifica el artículo 226 bis del Código Procesal Penal, para permitir la utilización de ‘técnicas especiales de investigación’ en la persecución de este tipo de delitos. Dichas técnicas son: interceptación de teléfonos, toma de fotografías, imágenes u otros registros que conduzcan a entregar pruebas para esclarecer los hechos y la utilización de agentes encubiertos. ‘Es evidente que, como país, debemos tomar las precauciones y medidas de seguridad necesarias ante el terrorismo, porque si no lo hacemos hoy, mañana será demasiado tarde y perderemos esta batalla contra el terrorismo.
En la actualidad estamos reaccionando por el lamentable atentado a una comisaría y la intención de afectar a un ex ministro de Estado, pero ya existían previamente muchos casos de explosivos, denuncias y amenazas’, declaró el senador RN, Francisco Chahuán.