El ministro vocero de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, manifestó ayer su preocupación por los cuestionamientos que en la víspera el Presidente Sebastián Piñera hizo al Poder Judicial, cuando señaló que hay ‘algunos jueces que no están aplicando la ley, que están fallando de forma equivocada y que les dan un manto de impunidad a los delincuentes’.
Tras aclarar que se referiría a las declaraciones del Mandatario en términos ‘estrictamente personales’, Cisternas apuntó a la generalidad de los comentarios del Jefe de Estado. ‘Me preocupa, porque la afirmación es muy general. ‘Jueces que no cumplen con su cometido’. Y eso es casi un continente sin contenido, porque uno no sabe de cuál cometido, de cuál obligación está hablando, qué tipo de cumplimiento, etcétera. Es una afirmación muy gruesa, muy firme’, afirmó el magistrado entrevistado en Radio Duna.
Cisternas también afirmó que de las palabras del Presidente se desprende que conoce quiénes son los jueces que no cumplen con sus funciones, y que de ser así el Mandatario estaría incumpliendo del deber de denunciarlos. ‘Me preocupa, porque cuando él dice ‘algunos jueces’, significa que él tiene más o menos identificados a quienes no cumplen. Y él tiene facultades constitucionales para requerir que en la Corte Suprema se declare el mal comportamiento de los jueces que no cumplen con sus deberes. Entonces hay un deber de la autoridad superior del Estado que no se está ejerciendo, para que, en definitiva, saquemos de la cadena que él mencionó a quienes no están cumpliendo sus funciones’, afirmó.

La tensa relación entre ambos poderes
Los desencuentros entre el gobierno de Sebastián Piñera y el Poder Judicial no son nuevos, y se remontan incluso a su primera administración. Ya entonces, ante cuestionamientos del Mandatario a la actuación de algunos jueces en causas de violencia en La Araucanía, el entonces presidente de la Suprema, Sergio Muñoz, advirtió que los jueces se iban a tener que acostumbrar a la ‘crítica política general, infundada y carente de antecedentes, que impide generar una respuesta concreta’.
El segundo mandato de Piñera a La Moneda tampoco ha estado exento de polémicas, como cuando en abril de 2018 el ministro de Justicia, Hernán Larraín, señalara que ‘la mayoría de los jueces son de izquierda’. Otra desavenencia se dio tras la última cuenta pública de Piñera el pasado 1 de junio, cuando señaló que la ‘autonomía’ del Poder Judicial debía tener ‘límites’. La respuesta del actual presidente de la Suprema, Haroldo Brito, no se hizo esperar. ‘No podemos concebir un sistema de justicia carente de autonomía’, afirmó entonces.