La Corte Suprema rechazó recurso de unificación de jurisprudencia y acogió la demanda por despido improcedente presentado por trabajadora en contra de empresa vitivinícola Viña La Rosa S.A.

En fallo unánime (causa rol 16.598-2018), la Cuarta Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Ricardo Blanco, Andrea Muñoz, Mauricio Silva Cancino y los abogados (i) Leonor Etcheberry y Antonio Barra– confirmó la sentencia impugnada, dictada por la Corte de Apelaciones de Rancagua, que acogió la demanda.

«Que la unificación de jurisprudencia pretendida por la demandante dice relación (con) el alcance y contenido del artículo 203 del Código del Trabajo, en cuanto dispone la obligación de otorgar el uso de sala cuna para trabajadoras, la cual puede ser cumplida mediante el pago de un bono compensatorio, en el caso que no sea posible cumplir con el mandato del precepto mencionado, sea por tratarse de faenas ubicadas en localidades donde no exista el servicio de sala cuna, o por condiciones especiales que impidan hacer uso de aquella dispuesta por la empresa, o por acuerdo de las partes», sostiene el fallo.

La resolución agrega que: «la sentencia recurrida, en lo que interesa, desestimó recurso de nulidad que se dedujo en contra de aquella que rechazó su petición de condena al pago del bono compensatorio referido, por motivos de índole adjetivos».

«En efecto –continúa–, la decisión cuestionada concluyó, luego de referirse a la naturaleza del recurso de nulidad, que el arbitrio propuesto por la demandante gira en torno a la denuncia de errada interpretación del artículo 203 del Código del Trabajo, proponiendo su propia exégesis aplicable al caso concreto. Sin embargo, expresa el fallo, los argumentos utilizados en el recurso de la actora, redundan en ‘normas sobre interpretación legal y la judicial que realiza el juez del grado, al no acoger sus legítimos requerimientos, todo lo cual implica, realizar una nueva ponderación de los hechos para arribar a las conclusiones de cada uno de los recurrentes, lo que está desautorizado en el actual proceso laboral (…)'».

«Finaliza, aseverando, que ‘los escritos de nulidad nada expresan cuales serían en el fondo, salvo sus personales interpretaciones en cada caso, de las normas que refieren vulneradas de derecho, ni principios violentados, ni menos las infracciones legales incurridas, salvo su propia interpretación (…)’, concluye, a partir de lo dicho, que el recurso de nulidad interpuesto corresponde más bien a un reclamo propio de apelación, lo que es impropio en este proceso, agregando un argumento a mayor abundamiento, que descarta la infracción acusada, al estimarse que el juez de base expresó claramente sus argumentos y conclusiones, que llevan al rechazo del recurso deducido», afirma la resolución.

«(…) hecho el análisis que imponen las normas mencionadas en el considerando primero, aparece que el recurso, en los términos planteados, no podrá prosperar, ya que en el fallo que lo motiva no existe pronunciamiento sobre la materia de derecho respecto de la cual se pretende la unificación de jurisprudencia. En efecto, rechazó el recurso de nulidad por defectos formales concernientes a la manera y forma de deducirse, sin emitir juicio de fondo o interpretación relativa al punto de derecho propuesto», añade.

«No obsta a lo anterior lo referido en el considerando sexto de la sentencia de nulidad, toda vez que se trata de un argumento a mayor abundamiento, que resulta complementario a la desestimación del recurso por los aspectos referidos y a modo de colofón, pero que no influye en la decisión final, por cuanto, el motivo del rechazo del arbitrio, descansa en las deficiencias formales del mismo», concluye.