Tras un pleno extraordinario, la Corte Suprema decretó la apertura de cuadernos de remoción contra Emilio Elgueta, Marcelo Vásquez y Marcelo Albornoz, los tres suspendidos jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua.

La decisión se tomó tras acoger la solicitud de la ministra Rosa María Maggi, quien elaboró un informe por las presuntas irregularidades en el tribunal de alzada de la Región de O’Higgins, relacionadas con tráfico de influencias, mientras que para Elgueta y Vásquez se añadió también el de faltas a la probidad.

Además de los cuadernos de remoción, se dictaminó la máxima sanción contra los magistrados, asociada a la suspensión por cuatro meses y el medio goce de sueldo.

La pena contra Elgueta fue votada de forma unánime, mientras que para Vásquez y Albornoz fue por la mayoría de los ministros integrantes. El ministro vocero de la Suprema, Lamberto Cisternas, afirmó que “si se aplica la máxima sanción, es porque se estima que las faltas son graves, y afectan a la probidad”, consigna La Tercera.

En relación a los próximos pasos que quedan para los magistrados y su eventual desvinculación del Poder Judicial, Cisternas señaló que “esta sentencia tiene que estar notificada. Ahí corre el plazo para solicitar los informes que requiere el cuaderno de remoción, que son informes a los afectados y a la Corte respectiva. Y ahí la Corte tiene que votar si efectivamente se decide la remoción”.