Dos fueron las principales reformas en materia de Justicia anunciadas en la Cuenta Pública Presidencial del sábado: cambios a los sistemas de nombramiento de jueces y fiscales. Sin embargo, también había un grupo de modificaciones complementarias para cada institución. Una de ellas y que toca al Ministerio Público es la regulación de la repostulación de fiscales regionales al cargo, cuya duración es de ocho años.
El fiscal nacional, Jorge Abbott, quien ya había adelantado su posición sobre nombramientos, reiteró que está de acuerdo en que debe cambiarse el sistema, ya sea ‘en cuanto al mecanismo de designación como a normas que limiten su repostulación’, consigna El Mercurio.
Abbott puntualizó además que, ‘cualquiera sea la reforma que se haga, nos interesa que un fiscal regional, una vez terminado su período, al menos pueda volver a ser fiscal adjunto. Ello permitiría incentivar la participación de fiscales en dicho proceso, ya que les daría más seguridad laboral, se evitaría —al cabo de ocho años— perder el conocimiento y la experiencia acumulada, y también que comiencen a mirar al mercado cuando su período esté por finalizar’.

Es compleja su reinserción laboral, según Abbott
La máxima autoridad del Ministerio Público dice que la labor que desempeñan los fiscales regionales es tal vez la única función pública que ‘afecta significativamente, con su estricto ejercicio de investigación y persecución penal, intereses personales e institucionales que hacen muy compleja su reinserción laboral’.
Sin embargo, la Asociación Nacional de Fiscales tiene algunas aprensiones en relación con parte de las iniciativas del Ejecutivo; en particular, en este punto de repostulación.

Gremio pide evitar politización de comité de selección
Primero, el presidente del gremio, Claudio Uribe, aborda la propuesta de un comité de selección, lo que margina a las cortes de apelaciones del proceso. Sobre la instancia, el fiscal dice que ‘hay que evitar cualquier atisbo de politización (…) Desde ya nos oponemos a que lo integren personas que sean nominadas por el mundo político’.
Sigue Uribe analizando una práctica que preocupa al gremio desde hace tiempo y que hoy se regularía, según informó el ministro de Justicia, Hernán Larraín, que es la repostulación de fiscales regionales.
La normativa actual tiene una suerte ‘de vacío’ que permite que puedan pasar de una jurisdicción a otra. Hecho que la asociación ha criticado en más de una ocasión.
Uribe advierte en relación con este tema: ‘Sería un despropósito en el contexto actual. De permitirse, hay personas que podrían pasar 16 años en el cargo, lo que es excesivo, y favorece una concentración del poder en una persona’.
Ahora, el Gobierno también planteó que después de terminar su período (de ocho años) los jefes regionales sigan como fiscales adjuntos. Al respecto, el gremio dice: ‘Podría ser respecto de quienes eran fiscales al momento de asumir como fiscales regionales, pero en la medida que transformemos el cargo de fiscal regional en un cargo de carrera, al que se acceda por mérito y antigüedad’.
Fiscales se abren a inhabilidad con compensación
Tampoco comparten en un cien por ciento la eventual inhabilidad por un año, tras el cese de sus funciones en el Ministerio Público, para ejercer cargos públicos, en particular aquellos vinculados con la judicatura o con ámbitos con los que tuvieran relación mientras fueron persecutores.
‘Es complicado —dice Uribe—, porque el Estado es el principal empleador de abogados en Chile y si alguien deja la fiscalía, se le priva de la más importante posibilidad de empleo. Podría discutirse en la medida que exista un tipo de compensación por el tiempo de inhabilidad’.
El gremio ingresó ayer una solicitud de reunión con el ministro de Justicia, Hernán Larraín, quien encabeza estas reformas. Para el 1 de agosto, dijo el secretario de Estado, podría estar listo el proyecto relativo al sistema de designación de los fiscales y sus modificaciones complementarias.