La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que condenó al fisco a pagar una indemnización de $2.500.000 (dos millones quinientos mil pesos) por el accidente provocado por furgón policial que colisionó a motociclista que, a su vez, chocó con una ambulancia detenida ante disco «Pare», en la comuna de Huechuraba, en enero de 2016.

En fallo unánime, la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Leopoldo Llanos, Fernando Carreño y la abogada (i) Paola Herrera– confirmó la sentencia impugnada, dictada por el 29° Juzgado Civil de Santiago, que acogió la demanda deducida.

«Por lo tanto, coincidiendo con las conclusiones de dicho informe y considerando especialmente las declaraciones consideradas en éste, esto es, del actor y del conductor de la ambulancia, se establece que el conductor del furgón policial es responsable de la colisión, por no estar atento a las condiciones del tránsito del momento y, más concretamente, por no respetar el derecho preferente de paso que tenía el demandante, atendido que tanto éste como el carabinero arribaron al mismo cruce pero por distintas vías de la misma avenida, interponiéndose este último cuando empezó a doblar a su izquierda, todo lo cual importa una clara infracción de lo dispuesto en los artículos 108 y 134 del texto refundido de la Ley del Tránsito, además de una presunción legal de la responsabilidad del conductor del furgón, de conformidad a lo estatuido en el artículo 167 N° 2 y 10 del mismo cuerpo legal», establece el fallo de primera instancia.

La resolución ratificada agrega que: «la parte demandada, por ser la propietaria del furgón policial que colisionó al demandante, es solidariamente responsable del pago de la indemnización que se concederá, en conformidad a lo dispuesto en el inciso 2° del artículo 174 de la Ley N° 18.290, debiendo descartarse la hipótesis de excepción que dicho precepto contempla, consistente en que el conductor hubiera usado el vehículo contra la voluntad del dueño, por no haberse acreditado».

Por tanto, concluye: «Que se acoge la demanda, solo en cuanto se condena al Fisco de Chile al pago de $2.500.000 (dos millones quinientos mil pesos) por concepto de indemnización por daño moral, sin costas».