Promover y fortalecer el rol que el Poder Judicial puede desempeñar en la defensa de los derechos de las mujeres al abordar los estereotipos nocivos de género y reflexionar sobre el impacto de estos en el conocimiento y resolución  de causas sobre violencia de género fue el objetivo del taller «El rol del Poder  Judicial en el abordaje de estereotipos negativos de género».
Esta fue una iniciativa de trabajo colaborativo entre la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ACNUDH, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el Poder Judicial de Chile, a través de su Secretaría Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación,  en la  que participó un total de 34 juezas y jueces de todo el país los días 30 y 31 de mayo pasado.
La inauguración de la actividad contó con la presencia del presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito, la ministra encargada de Asuntos de Género y No Discriminación del máximo tribunal, Andrea Muñoz, la representante de la Oficina Regional para América del Sur de ACNUDH, Birgit Gerstenberg y la secretaria de la Secretaría de Género y No Discriminación del Poder Judicial, María Soledad Granados.
«Trabajar en la eliminación de los estereotipos en el ámbito judicial es crucial para garantizar la igualdad en el proceso judicial  y, por ende, la justicia, por ejemplo, para las víctimas y las sobrevivientes de la violencia contra las mujeres» indicó Gerstenberg.
En definitiva, «se trata de reflexionar sobre el importante impacto transformador que tiene el Poder Judicial para promover la igualdad en la sociedad y forjar una cultura de justicia que se basa y es la base de la vivencia de los derechos humanos» señaló.
ACCESO A LA JUSTICIA Y CAPACITACIÓN
Este taller sobre estereotipos, que ACNUDH viene trabajando desde el año 2013, se enmarca en el cumplimiento de líneas de acción establecidas en dos ejes estratégicos de la Política de Igualdad de Género y No Discriminación del Poder Judicial: el enfoque de género en el acceso a la justicia y la capacitación.
«Con el enfoque de género lo que se busca es «disolver» los sesgos cognitivos, los estereotipos, los prejuicios asociados al género, que operan o pueden operar, como barreras que impiden ver o comprender de manera integral el caso o situación que se debe juzgar. No está en juego, entonces, que se pierda la imparcialidad, sino al contrario, la perspectiva de género es necesaria para superar sesgos que constituyen obstáculos para el acceso efectivo e igualitario a la justicia» señaló la ministra Andrea Muñoz.
Por su parte,  el presidente de la Corte Suprema Haroldo Brito agregó  que  el Poder Judicial «ha iniciado un recorrido tendiente a buscar los mecanismos más adecuados para dar respuesta al imperativo que emana de la Constitución Política, la normativa nacional y los compromisos internacionales vigentes, en orden a garantizar el respeto al principio de igualdad de género y no discriminación en todo nuestro quehacer».
En el encuentro, se examinó el impacto de los estereotipos judiciales sobre los derechos de la mujer y  el papel del Poder Judicial para su prevención y protección.
El grupo de trabajo estuvo dirigido por representantes de  ACNUDH, UNFPA y contó con la participación de las expertas internacionales Lucía Arbeláez de Tobón y Esmeralda Ruiz.