Cuarenta y ocho licenciados y licenciadas en ciencias jurídicas, egresados de universidades de distintas regiones del país, juraron como abogados y abogadas en una ceremonia solemne efectuada, en el Palacio de Tribunales.

El acto fue encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Haroldo Brito Cruz, efectuándose el juramento ante el pleno de ministros del máximo tribunal.
En su discurso, el presidente de la Corte Suprema se refirió a la Ley N° 19880, publicada el 29 de mayo de 2003. «El Derecho Administrativo se ha ido construyendo paulatinamente a base de decisiones jurisprudenciales y la dictación de leyes aisladas y particulares, generalmente reactivas, destinadas a atender una situación particular, lo cual responde a la evolutiva y cambiante realidad de esta disciplina jurídica. Esto sin duda ha conllevado algunos problemas no menores, como la falta de madurez de algunas instituciones, la omisión regulatoria o lagunas, la ausencia de una visión sistemática en cuanto a los efectos de algunos preceptos e incluso en algunas ocasiones la contradicción normativa» dijo.
Agregó que «esta realidad le otorga mayor mérito a nuestra ley de bases de procedimiento administrativo, pues su publicación provocó un importante cambio en nuestro sistema de justicia que vino a mejorar notoriamente la eficiencia y eficacia en la conciliación entre los derechos de los ciudadanos y el accionar de los órganos estatales».
Esta fue la vigésima novena ceremonia del presente año, ascendiendo a 1434 los profesionales titulados a la fecha.