Hace once años el senador Francisco Chahuán (RN) presentó un proyecto que busca modificar la Ley 19.925, que regula la venta y consumo de bebidas alcohólicas, con el fin de limitar y sancionar el expendio a menores de edad, entre otros aspectos.

Su iniciativa logró avanzar por lo que en ella se refundieron otras que apuntaban a lo mismo y que no habían tenido una ágil tramitación, así fue aprobada por la Cámara el 2008. Luego el Senado tardó seis años en revisar esta propuesta y el 2015 lo devolvió a los diputados para su tercer trámite ya que se habían hecho cambios.

La Cámara determinó que debía volver a ser revisado por la comisión de Agricultura y no se ha movido desde entonces. La iniciativa propone también restringir el otorgamiento de patente de alcoholes, prohibir la venta de estas bebidas en actividades que se realicen en colegios e impartir cursos que expliquen los efectos de su consumo.

A juicio del senador Chahuán «acá está la mano de las presiones y del impresionante lobby de las empresas de bebidas alcohólicas las cuales se están imponiendo. Llevamos once años esperando por una iniciativa que podría frenar bruscamente los altos índices de consumo en menores de edad, que a la larga se transforman en un verdadero drama para las familias».

Según el parlamentario de Renovación Nacional un proyecto de este tipo no debería estar en Agricultura -actualmente liderada por el UDI Ramón Barros- , pues «estamos hablando de un tema de salud». Paralelo a esto la diputada de su mismo partido, Sofía Cid, presentó otro proyecto que busca endurecer y elevar las sanciones a quienes vendan bebidas alcohólicas a menores de edad, incluyendo la distribución a través de plataformas digitales y/o aplicaciones de entrega y envío.

«Debemos avanzar en ese proyecto y además hacer un llamado al sector privado para que se busque un consenso y un punto equilibrio entre las ventas y la prevención del consumo excesivo. Son proyectos que van de la mano para aumentar y subir las penas para quienes venden alcohol a menores, con sentido de urgencia y sumando esfuerzos para actualizar la normativa que existe en Chile, la cual está muy atrasada», enfatizó la legisladora.

Es por lo anterior que ambos parlamentarios anunciaron que pedirán a la comisión de Agricultura de la Cámara que informe cuáles han sido las razones para no avanzar en esta materia, después de once años de tramitación.

Fuente: Emol