El Juzgado de Familia de Talagante comenzó esta semana a funcionar en sus dependencias definitivas, en un moderno edificio que alberga a los 26 funcionarios que integran el tribunal.

Ubicado en calle José Leyan N° 654, el nuevo inmueble cuenta con tres salas de audiencias, amplios e iluminados espacios con luz natural, accesos para personas con discapacidad y sala para niños, entre otras prestaciones para usuarios y empleados.

«Estamos muy contentos con el cambio, las salas de audiencias son muy luminosas. Los usuarios que ya han venido a este tribunal han comentado lo acogedor que se ve este nuevo edifico, por lo tanto los beneficios a futuro van a ser no solo para nosotros, sino para toda la comunidad», explicó la magistrada Mónica Núñez.

«En el primer piso –agregó- se encuentra una sala para recibir a los niños, niñas y adolescentes que concurren al tribunal acompañando a sus padres, la que también teníamos en el anterior edificio, pero más pequeña. Está considerado tener una pantalla interactiva para que los niños se entretengan y también contar con una educadora de párvulos, un gran beneficio que antes no poseíamos».