Los tribunales de la jurisdicción Concepción recibieron un reconocimiento en la «Gala de la Diversidad» -organizada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh)- por el trato igualitario y no discriminatorio hacia usuarios LGBTIQ+.

En la actividad, realizada  en el Salón de Honor de la Municipalidad de Concepción en el marco de la conmemoración del «Día mundial contra la homofobia y transfobia», se entregaron premios a diversas instituciones que cumplen roles sociales relevantes.

En este contexto, el reconocimiento al trabajo del Poder Judicial en la región se simbolizó en el ejemplo del Primer y Segundo Juzgado Civil de Concepción, por haber asumido una serie de buenas prácticas en la atención de estos usuarios, principalmente quienes realizan peticiones de cambio de nombre y sexo registral.

El presidente de la Corte de Apelaciones, Rodrigo Cerda -acompañado de los jueces Margarita Sanhueza y Adolfo Depolo- recibió el estímulo entre aplausos de los asistentes.

«Es un honor recibir este reconocimiento. Es un hecho histórico y significativo. Solo queda felicitar a los tribunales civiles por el trato digno y respetuoso a aquellas personas que van en búsqueda de la protección  y respeto de derechos fundamentales, quienes son atendidos como corresponde, sin que se sientan no aceptados o no entendidos. Vivimos en una sociedad pluralista y tenemos que atender aquellas necesidades», afirmó el presidente Cerda.

En la misma línea se manifestó la magistrada Sanhueza, quien expresó que este logro es el fruto de un largo proceso al interior de la judicatura.

«Es un mundo diferente al que ordinariamente estamos acostumbrados a estar y que nos hayan reconocido porque lo hemos podido visibilizar; porque hemos tratado que esté a la par con todas las demás personas se debe a un trabajo al interior del Poder Judicial, al esfuerzo que hemos hecho por aprender a entender que somos todos iguales», aseveró la también presidenta de la Asociación de Magistrados Concepción, Biobío y Arauco.

Por su parte, el juez De Polo recordó la importancia de acoger con empatía a los grupos vulnerables: «desde nuestra función pública, el tratar a las personas que asistan a tribunales con dignidad, es un piso mínimo de buen trato. Debemos acoger al ciudadano que con necesidades, con sus conflictos  acude a nuestras puertas con una mirada desde la dignidad humana, desde los derechos humanos, con el derecho que se merecen todos y todas, sin hacer diferencia alguna, ni de clase, ni de sexo, ni de orientación sexual ni de privilegios», detalló.

MOVILH

Desde el colectivo organizador del evento valoraron la presencia de varios miembros de la judicatura, reconociendo que asisten a tribunales con calma, porque saben que el buen trato está garantizado. «El Poder Judicial en Concepción se ha convertido en un espacio seguro para la diversidad cuando van a hacer sus trámites judiciales. Los funcionarios los tratan con muchos respeto y la verdad es que eso merece un reconocimiento porque eso no sucede en todas partes», afirmó Paola Laporte, presidenta del Movilh.

Una de las usuarias directas de tribunales fue Sabrina Evans, quien cambio de nombre y sexo registral gracias a una resolución de Segundo Juzgado Civil de Concepción. «La atención fue maravillosa. No tengo nada que decir, todo el mundo me trató como corresponde, con mi nombre social, Sabrina Evans. Siento que a la gente y en otros servicios como hospitales falta información, porque muchas veces piensan que somos hombres que simplemente nos vamos a cambiar de género y no es así. Nosotras desde que nacimos viene este cambio. Yo me caracterizo por haber luchado siempre por lo que quiero y lo que quiero es lo que soy hoy y ya tengo mi carné de mujer», subrayó.