El Poder Judicial ha estado en el foco de atención las últimas semanas. A las investigaciones administrativas y penales que se abrieron contra tres jueces de la Corte de Apelaciones de Rancagua se suma la polémica con la jueza de la Corte de Apelaciones de Santiago, Dobra Lusic, quien habría intercedido en la designación de John Campos como notario interino de la °5 notaría de San Miguel.

En relación a todas estas situaciones, el vocero y ministro de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas, tuvo palabras para todos estos temas en conversación con Radio Pauta.

“Desde el Poder Judicial nosotros vemos lo de Rancagua como una cosa específica, como una cosa casi aislada. Para nosotros, en el contexto de mil jueces y 12 mil funcionarios que ocurra esto es una cuestión bastante precisa, bastante focalizada”, señaló el magistrado. No obstante, añadió que “no por eso menos grave, no por eso menos alarmante, y no por eso que nos obliga necesariamente a abrir los ojos y los oídos respecto de todo el resto del país. No sea cosa que en otra parte esté ocurriendo algo parecido, entonces estamos muy atentos a eso. Y si algo se logra pesquisar, naturalmente se va a investigar igual”.

Respecto de la situación de Lusic, cuyo nombramiento como titular de la Corte Suprema se votará este próximo miércoles en el Senado, Cisternas detalló que “el sistema de nombramientos de la Corte Suprema pasa porque la propia corte elabore una quina. Nosotros elaboramos esta quina, algunos votamos por la señora Lusic o por otros y en definitiva se conformó esa cinquena”.

Agregó que “quienes tienen que tomar la decisión son los señores senadores y las señoras senadoras. Y ellos tendrán que decidir de acuerdo con el conjunto de antecedentes que, hasta este momento, se han reunido. Nosotros ya no podemos hacer nada, no podemos ir más allá de eso. Si estos antecedentes hubieran estado sobre la mesa cuando nosotros elaboramos la cinquena, a lo mejor, no lo afirmo, podría haber sido diferente el resultado”.

Polémica por fiscales de Rancagua

También tuvo tiempo para referirse a otra institución ligada a la justicia que también está enfrentando un momento de cuestionamientos: el Ministerio Público. Al respecto, consultado sobre la evidencia de la causa contra los jueces del tribunal de alzada de Rancagua encontrada en posesión del fiscal de Alta Complejidad de O’Higgins, Sergio Moya, durante un allanamiento a su casa, el vocero afirmó que “toda cuestión que altere el funcionamiento que normalmente debe tener una institución es reprobable, y generalmente termina alterando los buenos resultados (…) Y esto tiene la pinta de irregular. Yo no me atrevo a calificarlo pero tiene esa pinta, y en ese sentido perjudica. Perjudica a la institución donde ello sucede, perjudica ciertamente a las personas que están involucradas y puede perjudicar la investigación penal”.

“Pero aquí quiero ser muy claro. Aquí hay una investigación penal y una investigación administrativa (por el caso de los jueces de Rancagua). Nosotros estamos atentos a la conclusión de la investigación administrativa de la ministra Maggi para tomar una decisión. Y la investigación penal sigue su curso. Lo peor que puede ocurrir es que, objetadas esas pruebas, en definitiva no puedan ser tomadas en el juicio penal, y el Ministerio Público frustre su posibilidad de obtener una sanción penal. Pero eso no inhabilita la rama administrativa”, finalizó el ministro.

Fuente: La Tercera