Un nuevo capítulo se sumará a la tensión instalada entre gobierno de Sebastián Piñera y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),  a partir de que el Estado chileno firmara una carta con cuatro países cuestionando su labor. El 8 de mayo próximo, en el marco de su 172 periodo de sesiones en Jamaica, la CIDH recibirá en audiencia pública a un decena de organizaciones ciudadanas que irán a cuestionar públicamente la política de migración del gobierno de Piñera.

La audiencia, denominada “Situación de las personas migrantes”, incluye la presencia de representantes de Clínica Jurídica de Atención a Migrantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado; del  Movimiento de Acción Migrante (MAM); del Observatorio Ciudadano; del Servicio Jesuita a Migrantes; también de la Clínica Jurídica de Atención a Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales; así como de la Corporación Migr-Acción; Cátedra de Racismos y Migraciones Contemporáneas de la Universidad de Chile y ONG Migramigos, consigna La Tercera.

Los pronósticos anticipan una jornada tensa con el gobierno chileno. Alertado de que esa sesión estará dedicada a Chile,  el Ejecutivo definió enviar una delegación tripartita al evento. Estos son, Mijail Bonito por el Ministerio de Interior; el embajador en la OEA, Hernán Salinas, además de un representante del Ministerio de Justicia.

¿Qué se va  denunciar?

La temática de esta sesión dedicada a Chile surge luego de que la Universidad Alberto Hurtado pidió en noviembre pasado una audiencia ante la CIDH. En su representación va la abogada Macarena Rodríguez y el objeto de la esta es dar a conocer “graves vulneraciones a los derechos humanos de las personas migrantes que hoy se cometen en Chile”.

Entre los hechos enumerados por la Clínica Jurídica de la  UAH, se sindica “las órdenes de expulsión del territorio nacional donde no se respetan las garantías mínimas de debido proceso”.

El organismo también mostrará antecedentes de ejecución de órdenes de expulsión en condiciones  que califican como “humillantes, sin respeto a la dignidad de las personas y sin la posibilidad de ejercer su derecho a interponer un recurso judicial para su revisión”. Se señala, además, que no existe un adecuado tratamiento en la frontera sobre la situación de las personas venezolanas y el incumplimiento de las obligaciones estatales en materia de refugio.

Asimismo, se denunciará insuficiencias en el proyecto de Ley de Migración que actualmente se discute en el Congreso.

Para afirmar sus acusaciones, los denunciantes respaldarán con documentación los hechos, así como además copias de falllos de justicia.