El viernes será un día inédito para el Poder Judicial. El ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Emilio Elgueta, deberá responder a las denuncias en su contra desde el banquillo de los acusados.

Elgueta será formalizado por el fiscal Sergio Moya, el mismo que se ha visto envuelto en la disputa con el fiscal regional Emiliano Arias, a quien denunció penal y administrativamente. Al hoy suspendido magistrado se le acusará por prevaricación y tráfico de influencias, en una posible red de corrupción.

“El Poder Judicial va a estar muy atento a la formalización, en términos de generar la mayor transparencia posible”, dijo el presidente de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Pedro Caro y consigna La Tercera.

La audiencia se realizará el viernes a las 9.00 en el Juzgado de Garantía de Rancagua. Sin embargo, la sensibilidad del caso ha impulsado a la magistratura a tomar diversas iniciativas, con tal de asegurar la transparencia de la inédita audiencia desde que se instaurara la Reforma Procesal Penal.

Una de estas mediadas es en torno a la designación del juez a cargo de la audiencia, y, por lo tanto, aquel que deberá decidir, entre otras cosas, las mediadas cautelares en contra de Elgueta. Según se informa desde el Poder Judicial, para “evitar presiones” al juez, su designación se conocerá sólo minutos previos al inicio de la audiencia. En una situación “normal”, esta información se encuentra disponible un día antes.

La elección de esta persona no ha sido sencilla. Pese a que desde la Corte de Apelaciones de Rancagua se indica que, como corresponde, será el Juzgado de Garantía aquel que define al magistrado para la ocasión, hay diversas circunstancias que son evaluadas, tanto como la afinidad hacia Elgueta o la posible participación en las investigaciones en contra del juez.

Ante esta situación, ya son tres los jueces en primera instancia que se han inhabilitado para asumir esta responsabilidad.

Gianni Libretti, juez titular del Juzgado de Garantía rancagüino, tomó esta decisión al verse involucrado en la investigación administrativa que lleva a cabo la ministra de la Corte Suprema. Rosa María Maggi, ante quien testificó. Además, ha reconocido mantener relación con Elgueta, con quien compartían en la Masonería. Ambos, son parte del grupo de jueces que aparecen junto al senador Juan Pablo Letelier en una fotografía.

En el caso de la jueza Verónica Bascuñan, esta tomó la decisión, al ser la magistrada que otorgó la libertad al médico Luis Arenas, uno de los casos por los que será formalizado Elgueta. Además, se encuentra casada con Hernán González, secretario de la Corte de Apelaciones de Rancagua, quien también es objeto de investigación por Maggi.

La tercera autoridad que se apartó del proceso fue la jueza Loreto Salas. En este caso, pese a advertirse que mantiene una relación de amistad con Elgueta, la razón esgrimida por la magistrada es encontrarse subordinada al suspendido ministro.

Ante este escenario, los jueces con posibilidades de asumir la responsabilidad son Luis Barría, Mauricio Silva, Andrea Urbina y Paz Reyes.

En tanto, en busca de mayor transparencia, desde el Poder Judicial se impulsa que la audiencia sea transmitida en vivo por el canal institucional. Para ello, se trasladarán hasta la capital de la Región de O’Higgins los equipos de transmisión. Pese a la intención, desde la entidad aclaran que esto dependerá de la decisión de quién sea nombrado para la audiencia.