La Cámara de Diputados despachó este miércoles al Senado el proyecto de ley que busca regular las aplicaciones digitales para el transporte público en el país como Uber o Cabify.

De acuerdo a la iniciativa legislativa, las empresas se verán obligadas a tributar en el país, en los mismos términos que todos los inversionistas extranjeros.

Por otro lado, estas firmas tendrán tres meses como plazo -desde que entre en rigor la nueva ley- para inscribirse en “un registro de aplicaciones digitales para transporte”.

En tanto, la norma precisa que solo podrán ingresar al sistema los vehículos particulares que tengan una capacidad máxima para cinco personas y posean seguros en caso de accidente, consigna La Tercera.

En el ministerio de Transportes han destacado que el proyecto exige a los conductores de dichas plataformas tener licencia profesional. Además, se prohíbe realizar esta labor a quienes registren antecedentes penales por delitos sexuales, de tránsito y por manejo en estado de ebriedad.

La propuesta había ingresado al Legislativo hace poco más de ocho meses luego de que el ministerio modificara el proyecto de ley original presentado por el Ejecutivo en octubre de 2016.