Tras las intensas lluvias,  registradas los últimos días en el norte del país, el presidente (s) de la Corte Suprema, Sergio Muñoz, instruyó que se efectuara un debido seguimiento de la evolución y/o daño sufridos en los tribunales de la zona afectada.
Como primera medida se evaluó la situación de los funcionarios para concretar la ayuda por intermedio del Departamento de Bienestar y evaluar las operaciones de las Cortes de Apelaciones, tribunales, viviendas judiciales y de las instalaciones de la CAPJ, lo cual fue realizado por parte de cada una de las jurisdicciones y de la CAPJ, por medio de su director y administradores zonales.
«A primera hora del sábado informamos al señor presidente (s), que algunos tribunales presentaban filtraciones e inundaciones, lo cual fue abordado por los funcionarios de la Corporación, quienes ya habían tomado resguardos durante la semana al conocer el fuerte sistema frontal que afectaría a las regiones de Arica, Tarapacá y Antofagasta. Gracias a estas medidas y revisiones en terreno, el lunes 11 todos los tribunales estuvieron funcionando normalmente, sin interrumpir el servicio, incluido Alto Hospicio, que presentó mayor anegamiento el fin de semana, por lo que las audiencias de control de detención del día domingo se tomaron en Iquique», explicó el director de la CAPJ, Ricardo Guzmán.
Por su parte, el presidente de la Corte de Iquique, Rafael Corvalán recorrió todos los tribunales de la jurisdicción el sábado, salvo el de Pozo Almonte, junto al administrador zonal Rodrigo Morales, para verificar el estado de los inmuebles.
Durante este martes y miércoles, se esperan nuevas lluvias, por lo que la CAPJ ya se encuentra trabajando para mitigar posibles consecuencias que puedan derivarse de este fenómeno climático que este año golpeó con mayor intensidad a esas regiones.